vimeo imdb vimeo

Las causas de desheredación tras las últimas sentencias del Tribunal Supremo

Cuando una persona hace testamento, la ley vigente le obliga a, entre otras cosas, respetar la legítima de sus herederos forzosos. Sin entrar ahora en mayores detalles, baste pensar en una pareja con hijos en la que los padres están obligados a dejarles 2 tercios de todos sus bienes de manera forzosa. Solo si se dan una serie de circunstancias y el testador lo pide de forma expresa, serán desheredados éstos. Pero esas causas son, a día de hoy, muy pocas en el derecho español. Así, en virtud de los artículos 756 y 853 del Código Civil permite desheredar a los hijos -también a cualquier descendiente que fuese legitimario- si hubiese incurrido en una de estas circunstancias:
1. Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda
2. Haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra.
3. El que fuere condenado en juicio por haber atentado contra la vida del testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes.
4. El que hubiese acusado al testador de delito al que la ley señale pena no inferior a la de presidio o prisión mayor, cuando la acusación sea declarada calumniosa.
5. El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior.
6. El que, con amenaza, fraude o violencia, obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.

Como se puede observar, los hechos no son precisamente muy comunes. Pero en los últimos meses hemos podido leer en los medios de comunicación el aumento de consultas a profesionales por parte de padres que querían desheredar a sus hijos. Así, hace pocas fechas el diario El País titulaba “Quiero desheredar a mi hijo” También el periodico El Mundo opinaba sobre la materia –Desheredación y libertad de testar– Pero hemos de señalar que lo que ha hecho el Tribunal Supremo es equiparar el maltrato psicológico al maltrato “de obra, como señala el art. 859 del C.c. Esto significa que la interpretación que realiza el Alto Tribunal -por dos veces en cuestión de menos de un año- amplía de facto las causas de desheredación, pero de una forma muy limitada. Lo importante de aquí en adelante para los abogados será poder demostrar la existencia de ese maltrato psicológico, a través de diferentes medios de prueba que no son siempre fáciles. Entiendo que sería razonable que el legislador se plantease la posibilidad de ampliar las causas de desheredación en línea con la legislación de los países anglosajones, mucho más liberales en esta materia.

Las dos últimas sentencias a las que nos hemos referido, por si alguien tiene interés en analizarlas más detenidamente, son la STS 2484/2014 de 3 de junio y la otra del pasado mes de marzo de 2015
Universitas Legis cuenta con un equipo de profesionales capacitado para poder solventar cualquiera de tus dudas sobre esta materia