vimeo imdb vimeo

Aun puedes reclamar la devolución de lo pagado por cláusulas suelo

El pasado 21 de enero entraba en vigor el Real Decreto-Ley 1/2017, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo. A través de la promulgación de este Decreto-Ley, el ejecutivo trata de dar una solución a la problemática surgida respecto de las cláusulas suelo, a la vez que aspira a evitar seguir congestionando el sistema judicial.

El ámbito de aplicación de esta normativa se extiende a los contratos de préstamo constituidos con una garantía hipotecaria y que cuenten con cláusulas suelo, siendo una de las partes contratantes una entidad financiera y la otra un consumidor. A este respecto, debe tenerse en cuenta que la jurisprudencia está interpretando el concepto de consumidor en un sentido amplio, incluyendo a empresarios individuales o autónomos.

Si echamos la vista atrás, nos encontramos como precedente de esta nueva redacción normativa la jurisprudencia emanada del Tribunal Supremo, que con fecha 9 de mayo de 2013, declaró abusivas las cláusulas suelo recogidas en los contratos de préstamo hipotecario firmados por varios consumidores con distintas entidades bancarias. Sin embargo, el fallo de la sentencia también recogía un aspecto importante: la irretroactividad de los efectos de la nulidad declarada respecto de las referidas cláusulas suelo. Así pues, de acuerdo con dicho criterio, en aquellos casos en los que las cantidades  hubiesen sido satisfechas con anterioridad al día 9 de mayo de 2013, no debían ser reintegradas por las entidades financieras, pese a la declaración de lesivas de las citadas cláusulas.

A finales del pasado año, concretamente el día 21 de diciembre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) fallaba que  la sentencia del Tribunal Supremo como contraria al artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, sobre cláusulas abusivas en los contratos celebrados con los consumidores. Es por ello que desde ese momento se empezó a trabajar en el diseño de un proceso alternativo al judicial y se acordó introducir mediante Decreto-Ley una vía extrajudicial a través de la cual se pudiesen llegar a restituir las cantidades abonadas por los consumidores sin necesidad de acudir al cauce judicial.

De este modo, se regula el derecho de reclamación extrajudicial,  sin necesidad de acudir a los Tribunales, sin perjuicio de que se pueda interponer demanda judicial toda vez que no se llegue a un acuerdo con la entidad financiera. La nueva legislación da el pistoletazo de salida para que, en un plazo máximo de tres meses tras la reclamación, el banco se ponga en contacto con el cliente requirente para, en su caso, devolver las cantidades que correspondan. No obstante el tiempo transcurrido desde la publicación de la norma, algunas entidades financieras todavía no han definido su protocolo de actuación al respecto.

Conocido el mecanismo, huelga decir que las cuantías que se deban reintegrar deberán ir acompañadas de los correspondientes intereses devengados. Por otro lado, recalcar que todo aquel que obtenga una devolución de cláusula suelo deberá de tributar por las cuotas percibidas. A efectos procesales, durante el período que dure la negociación entre la entidad y el consumidor, ninguna de las partes podrá someter el proceso en el que se ven inmersos al arbitrio judicial.

Por último, apuntar que en caso de disconformidad con las cuantías ofrecidas por la entidad bancaria, el cliente podrá rechazarlas. En este caso, y una vez transcurridos los 3 meses establecidos para el periodo de negociación, se podrá acudir a la vía judicial para obtener mayor beneficio que el propuesto por la entidad financiera.  En caso de obtenerse un fallo a favor del consumidor, la entidad bancaria será condenada a abonar los gastos asumidos por el cliente (abogado, procurador, perito, etc).

Los abogados de Universitas Legis están a su disposición para asesorarle en esta materia, contando con una amplia experiencia relativa a cláusulas abusivas y reclamación de cuantías cobradas indebidamente por las entidades financieras.