vimeo imdb vimeo

Hoy aparece en La Voz de Almería una reflexión de uno de nuestros socios sobre el video “La que has liao pollito”

La irrupción en internet del famoso video “La que has liao pollito” en la que una preciosa niña habla con un pequeño pollo se ha convertido en un fenómeno viral de difícil control. Creo necesario enfocar este asunto desde un punto de vista legal, puesto que de lo que estamos hablando es de la protección de un derecho fundamental de la menor, como es su derecho a la imagen, recogido en los artículos 18.1 y 20.4 de la Constitución. El contenido al derecho a la imagen viene recogido en el artículo 7.5 de la Ley 1/1982 :“la captación, reproducción o publicación –sin su autorización–  por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos”

El caso se inició con un mensaje de whatsapp que enviaron los padres de la niña a un grupo de amigos y a partir de ahí alguien decidió subirlo a Youtube. Ante esta situación hemos de plantearnos una pregunta ¿puede publicarse en Youtube un video de un menor de edad sin el consentimiento de sus padres? La respuesta es clara, no se puede hacer. Es cierto que no es un problema sencillo de resolver, puesto que se trata de una menor de edad, por lo que serán los padres los que puedan prestar ese consentimiento por escrito. Pero hay que tener en cuenta, además de la citada Ley Orgánica 1/1982, la Ley General de la Comunicación Audiovisual de 2010, que incluye en su artículo 7.1 la protección de la imagen de los menores de edad al establecer que “los menores tienen el derecho a que su imagen y voz no sean utilizadas en los servicios de comunicación audiovisual sin su consentimiento o el de su representante legal, de acuerdo con la normativa vigente.” Plataformas como Youtube tienen regulado la posibilidad de la retirada de videos a través de la reclamación de privacidad, pero si no actuase, podría presentarse una demanda civil por vulneración del derecho a la imagen.

Pero y si los padres hubiesen sido los que subieron el video a internet, ¿podrían arrepentirse del consentimiento dado y pedir la retirada del video? La respuesta en este caso también es afirmativa, por lo que podrían, en cualquier momento, revocar ese consentimiento. En este sentido se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en su Sentencia de 25 de abril de 1994 en la que señala, literalmente, que “el consentimiento podrá ser revocado porque el derecho de la personalidad prevalece sobre otros que la cesión contractual haya creado”.