vimeo imdb vimeo

¿Puede prosperar la demanda de paternidad contra el Rey Juan Carlos?

 

Hemos conocido hoy que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite una demanda de paternidad contra el Rey Juan Carlos. Esto no quiere decir que existan aun pruebas suficientes para determinar la paternidad del Rey Emérito, pero sí que se abre un periodo en el que la defensa de éste tendrá que acreditar la inexistencia de pruebas o indicios que hagan pensar que puede ser el padre de la demandante, la ciudadana belga Ingrid Sartiau.

De acuerdo con el artículo 753 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, los procesos de determinación legal de la filiación se sustanciarán por los trámites del juicio verbal, a lo que se añaden las especialidades del artículo 767.1 LEC, precepto que exige presentación de un principio de prueba por escrito de los hechos en que se funde la demanda. Estos medios pueden ser cartas, fotografías, testigos o cualquier otro medio que pueda hacer pensar que los hechos descritos en la demanda pueden ser ciertos.

No importa que la edad que tenga la demandante, ni el momento en el que fuese, o creyese, ser consciente de los datos de su padre biológico, pues se trata de una acción de reclamación ejercitable durante toda la vida.

Establecen los números 2 y 3 del artículo 767 de la LEC 1/2000 que en los juicios sobre filiación será admisible la investigación de la paternidad y de la maternidad mediante toda clase de pruebas, incluidas las biológicas. Este es uno de los puntos más importantes, pues el porcentaje de acierto de ella es elevadísimo. Es cierto que no todo demandado ha de realizarse la prueba de paternidad, ya que la jurisprudencia exige que existan otros indicios que hagan pensar que es necesaria. Así, la negativa injustificada a someterse a la prueba biológica de paternidad permitirá al tribunal declarar la filiación reclamada, siempre que existan otros indicios de la paternidad y la prueba de ésta no se haya obtenido por otros medios. Estos indicios pueden tratarse de cartas en las que se demuestre una relación de afectividad entre la madre de la demandante y el Rey, fotografías o las declaraciones de testigos que acrediten conocer la supuesta relación entre el Rey y la madre de la demandante en los meses en los que ésta última fue concebida. En este sentido señala la Sentencia de la Sala Civil del Tribunal Supremo núm. 177/2007 de 27 febrero que para determinar la filiación pueden incluirse otras pruebas como “relación epistolar que acredite ciertos sentimientos de relación afectiva, información testifical…

En cualquier caso, si tienes interés en conocer más acerca de este tipo de procedimientos o necesitas asesoramiento legal, puedes ponerte en contacto con nuestros abogados y expertos de Universitas Legis en nuestras sedes de Almería y El Ejido