vimeo imdb vimeo

¿Se permite en España la maternidad subrogada?

Hoy hemos conocido que una pareja almeriense y una joven gaditana han sido detenidas por la Guardia Civil por la presunta compraventa de un bebé. La intención de la madre biológica era vender a la recién nacida de tres días a una pareja de Vicar a cambio de 10.000 euros tras someterse a una inseminación artificial

El contrato de maternidad subrogada, que es aquel mediante el cual una mujer acepta ser gestada a través de las técnicas de reproducción asistida y se compromete a entregar a los contratantes el nacido, es rechazado por nuestra legislación. Así, el artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida señala que: “Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero

Pero es que, además de la citada nulidad, la venta de un menor lleva aparejada una pena privativa de libertad de entre 1 y 5 años. Así lo establece el artículo 221 Código Penal: “Los que, mediando compensación económica, entreguen a otra persona un hijo, descendiente o cualquier menor aunque no concurra relación de filiación o parentesco, eludiendo los procedimientos legales de la guarda, acogimiento o adopción, con la finalidad de establecer una relación análoga a la de filiación, serán castigados con las penas de prisión de uno a cinco años y de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de la patria potestad, tutela, curatela o guarda por tiempo de cuatro a 10 años”. “Con la misma pena serán castigados la persona que lo reciba y el intermediario, aunque la entrega del menor se hubiese efectuado en país extranjero.”

A pesar de ello, en España,  se puede inscribir en el Registro a niños nacidos por maternidad subrogada siempre y cuando ésta tenga lugar en un país cuya legislación permita este contrato. En estos casos hay que demostrar la filiación mediante una sentencia de un tribunal del país donde tuvo lugar el nacimiento, así como demostrar que se ha aportado material genético.

En la mayoría de los países de la UE también se prohíbe esta práctica. De este modo en Francia “todo convenio relativo a la procreación o la gestación por cuenta de otro será nulo”. Lo mismo sucede en Alemania: “Será sancionado con una pena privativa de la libertad de hasta tres años o de una multa quien practicara

 

En cambio hay otros países en los que, con mayores o menores restricciones, se permite esta práctica. De este modo, Canadá la permite siempre y cuando no se pague una recompensa a la mujer para que sea una madre sustituta.

En otros países, como ocurre en algunos Estados de Estados Unidos sí que está regulada y es legal. Así sucede en California, uno de los Estados más liberales. Allí no exigen que estén casados ni es necesario que ninguno de ellos aporte el material genético. El proceso judicial para declarar la filiación a favor de los padres contratantes tiene lugar en el quinto mes de embarazo de la madre gestante, de forma que antes de que se produzca el nacimiento ya se ha dictado la resolución judicial y el hospital reflejará como padres, en el certificado que expida, a los contratantes.

Es evidente que España necesita una nueva regulación en esta materia.